Centro Eros Sexual

La masturbación: ¿placer privado? O ¿solo placer?

Masturbación
Gorka Fotografía • fotoimagencreativamx@gmail.com

Por: Juan Mario Fuentes López

Hablar de masturbación a pesar de estar en pleno siglo 21 sigue siendo si no un tabú, por lo menos un tema incomodo de tratar para una parte yo considero grande la población, pero como dijera Jack el destripador vamos por partes, cual es la definición exacta de masturbación dice la RAE que es: acción y efecto de masturbar o masturbarse, (chale que chida definición), y masturbarse es la estimulación de los órganos genitales o de zonas erógenas con la mano o por otro medio para proporcionar goce sexual.

Tomando esto que dice la RAE pues se sale de lo que pensamos que es la mano en pene o la mano en clítoris lo cual es cierto, pero sin embargo cuando hacemos consciente este aspecto inherente a los seres vivos, y nos contestamos muchas veces que es cuando ya tenemos ganas de sentir o sea cuando nuestras ganas se hacen reales, y nada más falso que eso ya que se sabe que los fetos tienen placer en el útero de las madres.

Así que siempre sentimos placeres de toda índole y los sexuales más pero sucede algo curioso, como todo lo relacionado con el sexo y la sexualidad, nadie nos enseña nada todo lo aprendemos por ensayo error, o en el peor de los casos como conductas buenas o malas, así que depende de los entornos más que de las edades el como y donde lo vamos aprendiendo, les cuento mi caso particular siendo de los primos más pequeños de mi familia y oyendo pláticas de los tíos y primos mayores sobre el ejercicio de su sexualidad (que rimbombante me vi es deformación profesional) mas bien de sus fantasías y exageraciones en sus relaciones coitales o como cogían o pretendían creer que así lo hacían, y a los más pequeños nos maravillaban con sus aventuras y crecimos pensando que muchas de esas situaciones eran reales, nos decían por ejemplo que tenías que cazar una mosca y quitarle las alas para ponértela en la cabeza de la verga y así empezar a chaquetearte para que cuando te vinieras saliera disparada la mosca lo más lejos posible, ja ja ja aparte de ser un problema de higiene era todo un rollo cazar la mosca yo la verdad nunca pude agarrar una mosca, o te decían también que en el baño enjabonado te chaquetearas y que era una sensación increíble, no lo dudo si lo realice pero no fue tan edificante como parecía, y aquí les abro un paréntesis ya estando instalado como terapeuta una vez me marcaron para avisarme que un paciente se había fracturado el pene por realizar esta acción, y tantas historias mas muchas de risa loca y otras extremadamente peligrosas, pero que pasa con las mujeres curiosamente a las de mi generación era casi nulo el conocimiento sobre esto se tenía, era casi prohibido que se tocaran si no era para bañarse y aun así no se les indicaba como hacerlo solo les decían lávate bien allí, y se creció con un miedo a tocarse y mucho menos a ser tocadas aunque curiosamente las pequeñas en prescolar o en casa al estar sentadas o recargadas en el piso se frotaban y sentían placer pero sin culpa porque además no se tocaban con la mano.

Y al pasar el tiempo nos damos cuenta que nos hace falta ese placer intenso que es hacer el amor o coger con la persona que más queremos que somos nosotros.

Y luego al ya tener vida sexual activa entendemos que nos faltó mucho por conocer por aprender, que esto es mucho más allá que abrir la piernas en las mujeres lo cual tampoco es necesario y eyacular rápido en el caso de los hombres.

El no saber como tocarnos como tocar a la pareja, el ubicar los puntos de placer de cada persona que todos somos diferentes pero iguales, que coger hacer el amor o como le queramos llamar es un placer infinito si lo sabemos llevar a cabo con conocimiento de nuestro cuerpo, de nuestro placer y obvio del placer de la pareja.

Sería necesario replantearnos esa manera de cómo nos damos placer y aprender a dar placer a nuestra pareja, entender que no es necesario penetrar para ser plenos que podamos tocarnos, masturbarnos mutuamente, valorar que nuestra pareja no es solo vulva o pene que tenemos un cuerpo maravilloso frente a nosotros par tocarlo y darle placer y sentir placer de hacerlo y que la pareja haga lo mismo con nosotros, recuerden que tenemos manos, boca, lengua, nariz, dedos, boca, pelo, cabello y un cuerpo para poder dar y sentir placer.

Así que despojémonos del miedo, del asco, de la culpa y empecemos a conocernos más y a nuestras parejas también ubiquemos que el placer está en nuestra vista, en reconocer olores y sabores nuestros y de nuestra parejas, hagamos un ejercicio muy sencillo pongamos un antifaz a nuestra pareja con el cual no pueda ver nada y usemos nuestra imaginación y elemento diferentes que tengamos en casa o preparemos el escenario con plumas, hielo, espumas, aceites diferentes texturas etc. y demos placer a nuestra pareja y después que se los hagan a ustedes y verán la delicia de dar y sentir placer sin penetrar, recuerden esos tiempos de nuestra juventud en la cual un faje vestidos era lo máximo e inclusive nos llevaba al orgasmo sin necesidad de estar desnudos recuerden, gocen y sean felices.

Hola soy Juan Mario Fuentes López, mi Licenciatura es en Antropología Física, mi Maestría es en Terapia Sexual y mi Doctorado es en Antropología Física, soy Profesor Investigador de Educación Superior Titular de las escuelas Normales del la CDMX y también de la UNAM en la Facultad de Filosofía y Letras, me dedico a la docencia e investigación y a mi  consulta particular, ya tengo mas de 37 años dedicado a la sexualidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Es un Centro Integral de sexología que tiene como objetivo brindarte una red de promoción, atención y formación de salud sexual.

Se cuenta con la presencia de expertos profesionales de sexología (sexólogos, psicólogos, médicos, biólogos, educadores, etc.) quienes ofrecen sus conocimientos de manera teórica y práctica en diversas actividades.