Centro Eros Sexual

Esto no es showbiz: Mensajes contra la homofobia y la transfobia

Gorka Fotografía • fotoimagencreativamx@gmail.com

Por: Sara Regalado

Hace algunos meses el cantante español Pablo Alborán hizo pública su homosexualidad a través de un video que difundió en sus redes sociales. Y ojo: no es que Alborán lo tuviera en secreto, en el video aclara que con su familia, amigos y círculo más cercano ha vivido este asunto en libertad y ahora lo que hacía es dar más potencia a ese grito contra la homofobia y “cualquier tipo de odio”, ese es el propósito de su mensaje.

Un poco más tarde, la hasta entonces actriz Ellen Page anunciaba a través de un texto publicado en redes, su transexualidad y con ello la manera en la que desde ese momento prefiere ser nombrado y lo afortunado que se sentía de “escribir esto. De estar aquí. De haber llegado a este lugar en mi vida.” En ese mismo texto, Elliot también reconoce “a pesar de ser feliz ahora mismo y entender las ventajas que tengo, también tengo miedo. Tengo miedo de la agresividad, del odio, de los ‘chistes’, de la violencia. Por decirlo claramente: no quiero ensombrecer un momento de alegría que celebro, pero hay que decirlo todo. Las estadísticas son impactantes. La discriminación hacia las personas trans es insidiosa y cruel y está extendida, llevando consigo horribles consecuencias”.

Muchas personalidades de las artes, la literatura, la música o la política han decidido hablar abiertamente de su orientación sexual o esas maneras de asumir su sexualidad o su rol de género diferentes de la heteronormatividad. Y también son usuales los comentarios del tipo “¿eso es noticia?” o “¿por qué tiene que hacer público algo personal? yo no ando pregonando que soy heterosexual”.

Y sí, puede que muchos les parezca irrelevante que alguien decida hacer pública su orientación sexual, puede que incluso haya gente que hasta le resulte molesto o incómodo saber que alguien a quien admira es homosexual, lesbiana o trans: “Mejor que se lo guarde, por qué nos tenemos que enterar de eso”, “¡Uy qué lástima!, tan buena(o) que es en lo que hace”.

Pero que no se pierda esta perspectiva: durante muchas décadas, a la homosexualidad se le han impuesto etiquetas negativas: enfermedad, perversión, contagio, libertinaje… o se tiene la idea de que los homosexuales somos personas infelices, incompletas o eternamente menores de edad que, al no cumplir las expectativas sociales que se le endilgan a un adulto (básicamente tener una pareja del sexo opuesto, casarse o vivir con esta y tener hijos), no alcanzamos esa plenitud de la adultez. Es cierto, estos estereotipos han ido disminuyendo con el paso del tiempo, con intenso activismo y, precisamente, con visibilización, pero aún en muchos lugares hay quienes continúan fomentando estas ideas que van desde el inconsciente menosprecio hasta el odio exacerbado.

Por eso se vuelven, más que importantes, determinantes, este tipo de mensajes. Rosa María García, mujer trans no binaria española, activista y con estudios de doctorado en Filosofía y Género, apunta que “La decisión de Elliot de hacerlo público es sobre todo profundamente significativa para las personas no binarias y los hombres trans […] No se trata de que sea trans, sino de que haya referentes públicos que le permitan a cada vez más personas dejar de penalizar la exploración de la relación que tiene cada cual con el género” (García, 2020).

Pablo Alborán como Elliot Page —como tantxs otrxs— no solo han revelado un aspecto de su vida personal, están diciendo que son personas más felices por vivir su vida en libertad. Que son personas sanas, amadas y libres. Que han construido y logrado un desarrollo profesional, humano e íntimo dichoso, y que el hecho de ser homosexual o cisgénero no se los ha impedido, que ese aspecto no los condena a nada y no debe ser una condena para nadie más.

Te pueden interesar o no estos mensajes, pero sí es cierto que en lo colectivo van ayudando a desestigmatizar, a borrar de una vez esa carga negativa o minusválida que se le ha impuesto a la homosexualidad, al lesbianismo y a la transexualidad.

Referencias:

García, Rosa María (4 de diciembre de 2020). Carta de Elliot Page (traducida). Rebelión feminista.org

Castañeda, Marina. (2011). La experiencia homosexual. México: Paidós.

Sara Regalado (Ciudad de México, 1985). Periodista. Se desempeñó como reportera, editora y articulista en el ámbito cultural del estado de Chiapas, donde publicó reportajes, entrevistas, crónicas y notas en el periódico Cuarto Poder y la revista Universa. Estuvo a cargo del Departamento de Difusión Cultural en la Facultad de Estudios Superiores (FES) Cuautitlán de la UNAM. Como parte de su formación continua ha estudiado diplomados sobre Apreciación Artística, Comunicación y filosofía, Marketing digital y Storytelling. Desde 2016 colabora en proyectos digitales de CulturaUNAM.

Es un Centro Integral de sexología que tiene como objetivo brindarte una red de promoción, atención y formación de salud sexual.

Se cuenta con la presencia de expertos profesionales de sexología (sexólogos, psicólogos, médicos, biólogos, educadores, etc.) quienes ofrecen sus conocimientos de manera teórica y práctica en diversas actividades.