Centro Eros Sexual

¿Educación sexista o no sexista? ¿A ti qué te gustaría?

Por: Alma Flores

Cuántas veces hemos escuchado que las niñas son cariñosas y que los niños son despegados, que las niñas son tranquilas y los niños inquietos, que ellas son emotivas y ellos racionales. Decirles a las niñas princesas o muñecas y a los niños campeones. Cuántas veces te dijeron o escuchaste, o dijiste “no, eso es de niñas”, “los niños no lloran”.
¿Por qué podemos regalarle a una niña una muñeca o una cocinita y a un niño no? Sí, ¿por qué? Porque lo que quiero es invitarte a que te preguntes, a que cuestiones lo que hemos dado “como natural”, “lo que así es”. Algunas personas dirán que los juguetes pueden ser para niñas y niños por igual, ojalá fuera el pensamiento de la mayoría, sólo que no es así. Hace poco se hizo viral una nota en la que un niño pedía una cocina y al decirle que no era para niños el pequeño se defendió diciendo que quería ser chef.

Parece que con esto la madre y el padre quedaron muy satisfechos. Chef, un trabajo remunerado. Sin negar reconocimiento a ese pequeño por defender lo que quería me pregunto si hubiera sido lo mismo si simplemente hubiera dicho que quería aprender a cocinar para darle de comer a su familia? Pienso que no, porque esa no es una actividad de hombres, porque seguimos pensando que quienes cocinan, quienes se encargan del cuidado de la familia de esa forma son las mujeres. Sí, por ello les regalamos cocinitas o muñecas a las niñas y no a los niños, porque ellas pueden jugar a lo que serán de grandes. Y ellos serán otras cosas: Médicos, futbolistas, abogados, etc. Sí, las niñas
también serán otras cosas, por eso vamos a la escuela y estudiamos mucho. Sólo que resulta que aunque lo hagamos, se sigue pensando que somos las encargadas de cocinar y de hacer el trabajo doméstico o de resolver quien lo haga, porque sigue siendo nuestra responsabilidad, nuestro rol, no importa que hagamos otras muchas cosas más. Lo que
tiene costos grandes para nosotras en cuestión de tiempo y por tanto de desarrollo profesional y personal. Sí, dirán que los hombres también lo hacen hoy en día, sin embargo no se considera su responsabilidad, ellos “apoyan”, “ayudan”, hay también algunos muy solidarios y conscientes que lo asumen como algo que les corresponde
también. Porque la responsabilidad que se les da a ellos es la de ser proveedores económicos en primer lugar. Sí, aunque las mujeres lo seamos también, se espera que ellos cumplan predominantemente este rol, lo que también les trae algunos costos, como altos índices de estrés.

Y entonces te pregunto: ¿Qué has dejado de hacer por ser mujer o por ser hombre? ¿Qué se ha esperado de ti por el simple hecho de ser mujer o de ser hombre? Y otra vez te invito a que cuestiones esos roles y formas de ser que hemos aprendido y que vemos tan naturales, porque no lo son.

Y esta forma de educación diferenciada a partir del hecho de ser mujeres y o de ser hombres es lo que conocemos como educación sexista y nos afecta tanto a mujeres como a hombres. Sin embargo representa una mayor desventaja para las mujeres, a quienes en la jerarquía social establecida se nos ha considerado inferiores.

Y entonces lo que pretenderíamos sería una educación no sexista, una educación que no imponga roles y formas de ser diferenciadas a mujeres y a hombres, una educación que lejos de limitarnos reconozca nuestra humanidad completa, que nos permita desplegar nuestras potencialidades y posibilidades en lugar de reducirlas a la mitad. Una educación que lejos de separarnos nos acerque, que sí reconozca la diferencia en tanto personas humanas pero que esa diferencia por ningún motivo se convierta en discriminación o en desigualdad. Una educación que nos permita relacionarnos desde el respeto y el cuidado mutuo. Una educación que nos permita elegir libre y responsablemente sobre nuestra vida. ¿No te gustaría?

Soy Alma Flores. Psicóloga, feminista, psicoterapeuta humanista existencial. Con experiencia en procesos de formación y talleres de manera presencial y virtual. Ahora dedicada felizmente al acompañamiento psicoterapéutico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Es un Centro Integral de sexología que tiene como objetivo brindarte una red de promoción, atención y formación de salud sexual.

Se cuenta con la presencia de expertos profesionales de sexología (sexólogos, psicólogos, médicos, biólogos, educadores, etc.) quienes ofrecen sus conocimientos de manera teórica y práctica en diversas actividades.