Centro Eros Sexual

Violencia o No Violencia

Por: Adelba Meza

¿Te gustaría saber cuál es la diferencia de vivir en un mundo con violencia y en otro sin violencia?

“Violencia” se deriva del latín vis (fuerza) y latus (participio pasado del verbo ferus: llevar o transportar). En su sentido etimológico significa llevar la fuerza a algo o alguien.

Todos, en algún momento de nuestra vida hemos experimentado violencia física y/o verbal, nuestro SER, es afectado consciente o inconscientemente de manera agresiva por nosotros mismos o por terceras personas. El intercambio de palabras antisonantes una y otra vez, jalones y golpes, llevan al cuerpo físico y emocional a un desgaste total por tratar de compensar la tranquilidad.

Durante mi trabajo de Coaching, he identificado perfectamente, que la violencia es el resultado de una mala comunicación consigo mismo y con las demás personas. Cuando desconocemos y no sabemos hacia dónde vamos, ni lo que queremos, cualquier cosa del exterior viene a alterar nuestra armonía, y permitimos que los demás ejerzan su voluntad sobre nosotros.

Por el contrario, la no violencia, viene siendo el gran encuentro con nosotros mismos, del gran reconocimiento y amor por cada parte de nuestro cuerpo y nuestro entorno. Es la herramienta intangible mágica y poderosa que nos lleva a vivir en un mundo de paz.

¿Qué hacer para evitar lo más posible la violencia?

Sí la violencia la ejerces contigo mismo, es necesario reconocerlo, y apoyarte en libros que hablen del tema, talleres, cursos y/o atención con un profesional para poder ser guiado(a).

Sí la violencia es con una o más personas, te puede funcionar perfectamente lo siguiente:

1.- Identifica qué es lo que no te gusta.

Por ejemplo: No ME gusta que hayas llegado tarde, ME incomoda que todo el tiempo me grites, ME afecta que no participes en las labores de la casa, etc. Si te das cuenta, hablo en primera persona, en ningún momento digo: TÚ llegas tarde, TÚ me gritas todo el tiempo, TÚ no participas en las labores de la casa. Sí evitas el pronombre personal “TÚ”, no predispones a la otra persona a reaccionar violentamente.

2.-Expresa lo que sientes.

Es fundamental y de gran importancia que la otra persona sepa tu emoción.

Por ejemplo: Me siento triste, me da coraje, siento que no es valorado mi tiempo, me frustra.

3.-Cómo me gustaría que fueran las cosas para la próxima vez.

Por ejemplo: Me gustaría que para la próxima vez qué nos veamos, seas puntual o me avises si hay algún contratiempo.

EL EJEMPLO QUEDARÍA ASÍ: “No me gusta que llegues tarde a nuestra cita, porque me siento triste, con coraje, siento que no se valora mi tiempo y me frustra. Me gustaría que para la próxima vez que nos veamos seas puntual o me avises de algún contratiempo que tengas”.

IMPORTANTE: En ningún momento entras a discutir el conflicto, sólo te basas en estos tres puntos, y le pides a la persona o personas que guarden silencio mientras hablas.

LISTO?

Adelba Meza
Coach con Programación Neurolingüística
“Para Servirte Siempre”
Adelba Meza – Vivir en Armonía-

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Es un Centro Integral de sexología que tiene como objetivo brindarte una red de promoción, atención y formación de salud sexual.

Se cuenta con la presencia de expertos profesionales de sexología (sexólogos, psicólogos, médicos, biólogos, educadores, etc.) quienes ofrecen sus conocimientos de manera teórica y práctica en diversas actividades.